E-mail: cases@programacases.com.br
Siga-nos:
Topo

El líder digital, conversaciones que suman. Las nuevas habilidades para el paradigma del siglo XXI.

El líder digital, conversaciones que suman. Las nuevas habilidades para el paradigma del siglo XXI.

“No hay nada tan inútil en el mundo como hacer con gran eficiencia lo que no debería hacerse en absoluto”, Peter Drucker

 

El mundo es una masa de materia que se desplaza en constante cambio y evolución, al igual que nuestro planeta, los líderes organizacionales se mueven entre el caos de las nuevas tendencias y las tradiciones del management del siglo anterior.

Cuando hablamos del futuro, olvidamos que está formado por las partículas y las decisiones de nuestro presente y el del management ha cambiado de forma radical desde el año 2003.

La fecha no es aleatoria, hablamos del nacimiento de un nuevo entorno de aprendizaje y comunicación, adicionalmente de un nuevo canal de venta en el que las normas de negocios han cambiado y las reglas del juego ahora son otras. En 2003 nacieron la primera red social, Facebook y la primera red de  contactos profesionales global, Xing.

El entorno digital ha sido creado para permanecer inmutable, seguiremos comprando y vendiendo como siempre, pero desde hace una década el medio y la tecnología serán una parte importante en la comercialización de productos y servicios.

Los puntos de venta ya no son únicamente físicos sino digitales y los directivos deben aprender a gobernar ese nuevo barco y a dirigir con nuevos valores y habilidades.

La formación que se imparte a los empresarios debe adaptarse a las necesidades del entorno digital y las habilidades específicas necesarias para obtener los mayores beneficios y la máxima capacidad de comunicación.

La gestión ha dejado de ser tan importante, puesto que ya existen diferentes opciones para automatizarla en cierta medida y es en las conversaciones con los clientes internos y externos de las empresas, donde el nuevo directivo del siglo XXI debe destacar por encima de todo.

Estamos creando mundos virtuales en los que se hacen negocios reales, ese cambio sustancial supone una evolución absoluta y un nuevo germen de oportunidades de negocio.

Ya no es importante el tener una oficina en Londres o New York, sino en dar cobertura y servicio low cost, a cualquier hora, en cualquier país del mundo. Ahora la clave ya no consiste en motivar a diez empleados en una sala de reuniones físicamente, sino en convencer a dos mil delegados comerciales repartidos por todo el mundo, mediante una videoconferencia global.

Podríamos resumir toda la esencia de mi mensaje en algo muy simple; hemos pasado años preparando a los futuros líderes en universidades y escuelas de negocios, para un mundo que literalmente, ya no existe.

Las nuevas necesidades de las empresas, pasan por la adquisición del talento como ventaja competitiva y la formación en liderazgo digital, porque el futuro no espera a nadie y la supervivencia de las organizaciones está menos garantizada que nunca.

Hace muchos años ya lo explicó Charles Handy en su libro visionario, El elefante y la pulga.

Ahora los mercados se han llenado de pulgas, pequeñas, molestas y claramente más eficientes y operativas que las multinacionales, bienvenido a la nueva forma de hacer negocios.

Ha llegado el momento en que cualquiera puede ser tu competidor más importante, incluso sin tener oficina, desde su propia casa y aportar a tus clientes mejores servicios que tu empresa, incluso mientras tú duermes y desde otro país.

Por eso es fundamental modificar la forma de pensar y abrir el melón a la nueva realidad de los negocios, en los que ahora no basta con ser un buen competidor para mantenerse, sino que se debe aprender a coopetir (competir cooperando) para poder sumar esfuerzos para crecer.

En el entorno digital, un líder no nace, se construye. En base a la reinvención de las habilidades directivas y al aumento exponencial de su capacidad de comunicación con los demás.

Todo aquello que no podemos comunicar a todos, ha dejado de tener utilidad y la premisa en las empresas debe comenzar por explicar y exponer lo que mejor sabe hacer, para compartirlo con sus clientes y ser capaz de mejorarlo.

La forma de modelar el futuro, pasa por aprender que sin la comunicación no existe ningún producto o servicio de calidad y que en un mundo globalizado, no basta con hacer algo de forma excelente sino somos capaces de comunicar al mundo entero nuestros logros.

Empezaremos a caminar en ese liderazgo digital en próximos artículos, porque el mundo ha cambiado tanto que se requiere decenas de nuevas habilidades, que en muchos casos desconocíamos poseer.

El mundo digital tiene sobretodo una enorme cualidad, la de permitir que lo que hacemos, nos sobreviva en forma de contenidos que permanecen en la red hasta el fin de los días de los servidores de Internet. Aprovechemos esa oportunidad de negocio y globalización y hagamos crecer nuestras empresas de forma sostenible.

 

Por José Ángel García López

 

Photography: Sigurd Decroos

 

  • author's avatar

    José Ángel García López

    Es CEO & Founder de Mentalidad Networking #UP, y consultor-formador de SMM Social Media Marketing y Networking en numerosos centros e instituciones de reconocido prestigio. Profesor del MBA en la EGEU Escuela de Gestión Europea. Mentor Certificado de AMCES Asociación Española de Mentoring en la que además es Vocal de la Comisión de Proyectos e Innovación en Andalucía. Autor del libro “El Pequeño Saltamontes; emprender es un salto al vacío.”.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Ver todos os artigos deste colunista

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

1Comentário
Total
0